Halloween party ideas 2015



Más de 800 niños - algunos de hasta 10 años - reciben fármacos bloqueadores de hormonas por el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (por sus siglas en inglés NHS) para facilitar el cambio de sexo.
Según un artículo de MoS, 600 jóvenes están recibiendo tratamiento en la clínica del Servicio de Desarrollo de la Identidad de Género en el Hospital University College de Londres y 200 más en una clínica en Leeds. 230 de los 800 son menores de 14 años.

Antes de 2014, el NHS requería que los pacientes tuvieran al menos 16 años de edad para someterse a este tipo de tratamiento. Desde la eliminación de este límite de edad, el número de jóvenes en los bloqueadores de la pubertad ha estado en constante aumento y niños jóvenes como de 10 años se les ha permitido el tratamiento.

El tratamiento agresivo consiste en inyecciones mensuales de hormonas que detienen el desarrollo de los órganos sexuales, los senos y el vello corporal, facilitando la realización de operaciones de cambio de sexo en una fecha posterior. Antes de someterse al tratamiento, los pacientes son evaluados en la clínica Tavistock de Londres.

El NHS ha estado utilizando los fondos públicos para proporcionar este tratamiento a pesar de que los expertos médicos emitieron advertencias con respecto a los efectos a largo plazo de medicamentos fuertes.

El mes pasado, tres médicos estadounidenses, los profesores Paul Hruz, Paul McHugh y Lawrence Mayer, publicaron un informe sumamente crítico sobre el uso de los bloqueadores de la pubertad para tratar la disforia de género.

Escribiendo en la revista académica estadounidense The New Atlantis, advirtieron que la seguridad de este tratamiento "experimental" era "no apoyada por pruebas científicas rigurosas".

Además, argumentaron que el uso de tales drogas puede estar llevando a los niños a 'persistir en la identificación como transgénero'. La investigación muestra que la gran mayoría de los menores de 16 años que están preocupados por su género no van a tomar el paso drástico de la cirugía. Mientras tanto, los tres profesores apuntan a otro estudio de una clínica holandesa - donde todos los adolescentes prescritos bloqueadores de la pubertad habían seguido con la cirugía de reasignación de género - como evidencia de que las drogas pueden "solidificar" los sentimientos de los pacientes que nacieron el sexo biológico equivocado.


Profesor de Psiquiatría Paul McHugh: "El tratamiento experimental pone en peligro a los niños"

Paul Rodney McHugh es un Profesor Distinguido de la Universidad de Psiquiatría en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins y el autor, coautor o editor de siete libros dentro de su campo. Escribió lo siguiente acerca de los bloqueadores de la pubertad:

Los defensores de los bloqueadores de la pubertad sostienen que representa una manera prudente y "totalmente reversible" de dar a los jóvenes con disforia de género y sus familias tiempo para resolver las cuestiones difíciles que rodean la identidad de género.

La pubertad-supresión como una intervención para la disforia de género ha sido aceptada tan rápidamente por gran parte de la comunidad médica, aparentemente sin escrutinio científico, que hay razón para preocuparse por el bienestar de los niños que lo reciben.

Todavía queda poca evidencia de que la supresión de la pubertad sea reversible, segura o eficaz para tratar la disforia de género.

Los psicólogos no entienden qué causa la disforia de género en niños y adolescentes.

Tampoco pueden distinguir de manera confiable entre los niños que sólo expresarán temporalmente sentimientos de ser el sexo opuesto de los niños cuya disforia de género será más persistente.

Frecuentemente escuchamos de los neurocientíficos que el cerebro adolescente es demasiado inmaduro para tomar decisiones racionalmente confiables.

Pero se supone que esperamos que los adolescentes con problemas emocionales tomen decisiones sobre sus identidades de género y sobre tratamientos médicos serios a la edad de 12 años o menos.

Para los pacientes y los médicos que están comprometidos con la opinión de que la disforia de género del joven representa un problema persistente y real que puede resolverse mejor por la transición del paciente a vivir como el sexo opuesto, la pubertad-supresión puede parecer un enfoque deseable.

Pero la mayoría de los niños que se identifican como el sexo opuesto eventualmente llegará a identificarse como su sexo biológico.

Hasta que se conozca mucho más sobre la disforia de género, y hasta que se lleven a cabo ensayos clínicos controlados de supresión de la pubertad, esta intervención debe considerarse experimental.

Independientemente de las buenas intenciones de los médicos y los padres, exponer a los jóvenes a estos tratamientos es ponerlos en peligro.


VC

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.