Halloween party ideas 2015


El hombre es aquel que destruye su propia naturaleza. Destruye su hábitat con verdadera saña, como si odiara la bellísima morada en que vive, y a las criaturas que le acompañan y viven con él. Acaba con las plantas que son su abrigo, su alimento y medicina, sin el menor agradecimiento, sin la más mínima consideración. Destruye y aniquila. Bombardea la tierra y todo ser vivo que se le atraviese con fuerza destructora.

Y así pudiéramos hacer una relación de cuanta cosa destruye y/o intenta destruir el hombre en su paso por la tierra y cada generación, como si fuese la última que fuera a existir. Tanto es el afán destructor del hombre, que intenta por igual destruir su pasado y el pasado histórico, los patrimonios de la humanidad.

En Europa la naturaleza ya perdió la Batalla frente al Hombre, mientras que en América Latina todavía hoy las fuerzas naturales (indigenas) se oponen y luchan al avance de una civilización y que ahora muestra por todas partes su rostro destructor y depredador

Como dijo Friedrich Holderlin:

“hay que tener respeto por la naturaleza esa es la clave de la supervivencia de la Humanidad y América Latina es todavía el reino de la naturaleza y es por eso una región de resistencia y de esperanza”.

Como nos dice también Pablo Neruda en su Canto General “esos pueblos indígenas a los que fue tan difícil conquistar, hasta el punto de que muchos de ellos prefieren la muerte en combate, a la sumisión, no son simplemente habitantes de la tierra, huésped de la tierra, sino la tierra misma”.

                                   
Haciendo la conversión de escalas de tiempo, vamos a comparar la edad de la tierra con una persona de 46 años de edad:

- Hasta los 7 años de edad, no se sabe nada de la vida de esa persona llamada "Tierra"

- Hasta los 42 años de edad. sabemos muy poco.

- Los dinosaurios y los grandes reptiles aparecieron sólo cuando la Tierra tenía 45 años completos.

- Los mamíferos llegaron a la escena en los últimos ocho meses.

- Justo en el medio de la semana pasada, algunos simios parecidos al hombre evolucionaron, dando la situación de un hombre parecido a los monos.

- Tres días antes de cumplir 46 años, la Tierra sufrió la última edad de hielo en el planeta.

- El hombre moderno surgió en las últimas cuatro horas.

- Hace apena una hora el hombre descubrió la agricultura y se estableció en la tierra como sedentario.

- La revolución industrial se produjo en el último minuto.

- Dentro de los 60 segundos, el hombre logró transformar un paraíso en basura.

- El hombre se ha multiplicado como una plaga en todas las regiones, causando la extinción de más de 500 especies de animales, devastando el planeta, la demanda de combustibles fósiles y la riqueza mineral.

- No mediendo las consecuencias, como el niño que sólo ve en sí mismo, ya sin prevenir muchas formas de vida. Ahora está afectando a todo el conjunto y hacerse daño proprio.

- Hace sólo unos pocos segundos, parte de la humanidad empezó a darse cuenta que el problema más serio a ser resolvido es restablecer la armonía con la naturaleza.


El hombre, depredador de la naturaleza



Están los inconscientes que sólo consideran vida, la única digna de conservarse, la humana, como si la vida no fuera toda la naturaleza, de la que apenas somos una entre billones de especies y formas de vida.

A los humanos nos tomó millones de años convertirnos en la especie dominante que hoy arriesga su propia supervivencia si no se detiene el acelerado proceso de destrucción de la biosfera. Nuestra raza humana, cada uno de sus grandes grupos y cada uno de los individuos que la formamos, deberíamos dejar llevarnos por el instinto de supervivencia de la especie para prolongar su permanencia en el planeta. De eso se ha tratado a lo largo de la existencia de la humanidad.

Los que habitan la Tierra enfrentan riesgos reales y crecientes, la flora, la fauna y la humanidad (el hombre es también autodestructivo). Se empeña en la destrucción social de las regiones, ataca a la especie misma, se muestra peligroso por temperamento,

Hace guerras donde quedan millones de muertos, consume drogas y estupefacientes, intercambia virus genéticamente modificados, con lo cual se crea epidemias letales. Como ejemplo el SIDA y ahora el Ébola.. El Periódico Médico Británico asegura que «el SIDA superará la peste negra que sacudió al mundo en el siglo XIV».

La triste verdad sobre el virus Èbola.

El trabajo técnico y científico del hombre calienta la Tierra, el agente calorífico es el bióxido de carbono (CO2). Es consecuencia de la industria petroquímica, de la combustión de carbón, gas y petróleo, y del monóxido de carbono de los vehículos. Dados sus efectos, la temperatura ambiental del Planeta aumenta, la nieve se derrite en las montañas, las áreas polares se deshielan, el nivel de las aguas marítimas sube, en las zonas templadas las personas muere de calor... y vice versa.

El agua, sustento de la vida, va desapareciendo, se ensucian los ríos, mares y quebradas merman o se secan. En contraste caen diluvios en amplias zonas de la Tierra. El cuadro de inundaciones, ahogados y desaparecidos es enorme. Los océanos reciben diariamente grandes cantidades de desechos líquidos y sólidos, basuras y excretas, procedente de grandes y pequeñas ciudades.

                         

Las selvas, océanos selváticos, fuentes de oxígeno y energía, depuradores atmosféricos, están atacadas, intensamente quemadas, talados sus árboles naturales, intervenidas las cadenas biológicas, aisladas las especies, dañadas sus poblaciones indígenas, alteradas sus condiciones naturales. Las reemplazan con hatos ganaderos o cultivos transgénicos que modifican genéticamente las plantas y alteran el ecosistema. La caza y pesca industriales exceden la capacidad de reproducción de las especies.

El impacto del hombre sobre la Tierra equivale a una colisión con un gran meteorito. Dadas estas condiciones, debemos declarar al planeta Tierra en estado de emergencia, proponernos su sustentabilidad e incorporarla dentro de nuestro planes, locales y globales, como área de protección integral.

El hombre busca utilizar los recursos que le brinda la naturaleza en su beneficio, y no está mal que se intervenga en cierta medida en el ciclo natural, pero es necesario siempre respetar el equilibrio interno elemental de la vida con el medio ambiente.

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.