Halloween party ideas 2015

Como seres humanos incertados en una sociedad, vemos que nuestra creatividad y capacidad de analizar los hechos (y los no hechos) desde distintos ángulos, definen como incompleta cualquier acercamiento al concepto de Crisis. De todos modos, aquí solamente tratamos de dar un instrumento para poder identificar qué es, cuándo se presenta y formas de enfocarla.


Primero veamos el significado de esta palabra, que abarca muchos conceptos, como económico, espiritual, social, politico etc.


Significado de Crisis

  1. Mutación considerable que se produce en una enfermedad, ya sea para mejoría o empeoramiento.
  2. Situación grave y difícil que pone en peligro la continuidad o el desarrollo de un proceso físico, histórico o espiritual: la crisis económica frena la expansión y la creación de riqueza de un país.
  3. Escasez o falta de lo necesario.
Una crisis puede ser precipitada por un cúmulo de varias cosas como ligeros sentimientos de soledad, problemas financieros, problemas familiares, frustraciones ambicionales, decepciones personales, el excesivo a apego a ciertas amistades o personas que no te valoran como esperabas, etc, que eran llevaderas en un principio pero con el pasar del tiempo se fueron haciendo más pesadas y fueron acumulándose con otros problemas o adversidades que terminaron rebalsando el vaso.

Casi todo el mundo tiene un referente claro de lo que es el estado de crisis. Claro está que a la hora de explicarlo, variarán las palabras y aquello en lo que más peso ponemos y sin embargo a un nivel más íntimo, todos sabemos cual es nuestro punto de referencia “bueno”, “estable”, “positivo", que podemos unificar con estas palabras, bienestar, comodidad, alegría y motivación. La manera en que los demás manejan una crisis puede influir en el resultado de manera positiva o negativa e incluso, en algunas circunstancias entre la vida y la muerte, esto conlleva a un resultado muy común.

Cualquier persona puede pasar por una crisis, un período en el que se siente tan agobiado o con tanto temor que se comporta de una manera muy inusual o extraña. Puede estar muy agitado – corriendo de aquí y para allá sin rumbo, hablando entre dientes, gritando, empujando, gesticulando como loco, hasta lanzando amenazas en contra de si mismo o de otros. Puede incluso estar destruyendo la propiedad. Lo anterior es como una regla general de crisis, pero puede también estar muy callado, negándose a relacionarse de alguna manera, lo que hoy en día se le llama de Crisis Existencial

En el acontecer de la vida, del día a día, en un momento determinado, tenemos una nueva percepción, un desajuste, desarmonía, aquel referente de comodidad y bienestar queda lejos, se ha perdido. Además aparecen cuestiones sobre los aspectos fundamentales de nuestro proyecto de vida o ya no hay proyecto o no hay tampoco respuestas claras a estas preguntas…

Y todo esto puede ir acompañado (o precedido) de síntomas que nos pueden hacer la vida imposible, que suelen afectar a las funciones elementales del vivir, funciones orgánicas y la salud corporal , emociones que necesitamos estables, el sueño, el relacionarnos con los demás, nuestra capacidad de trabajar o desenvolvernos solos.

Podemos decir que los acontecimientos de la vida, incluso los dolorosos, están revestidos de significado, la crisis no ha venido porque sí, no existe el dolor gratuito o situaciones de confusión solo circunstanciales. Este conjunto, este malestar o indecisión, merece la pregunta ¿porqué?...¿solo tenemos los problemas que vemos…o hay algo más?

La Crisis Existencial


Un claro estado depresivo profundo, una crisis existencial es un momento en que empiezas a cuestionarte sobre tu vida y su propósito llegando a pensamientos o conclusiones desmotivantes que te hacen sentir que la vida en sí, o que tu existencia en sí no tiene ningún sentido haciendo que te hundas en sentimientos negativos como depresión, soledad, abulia pudiendo llegar a que tomes decisiones o acciones muy extremas como abandonar tu trabajo de la noche a la mañana, aislarte totalmente del mundo descuidando tu persona o suicidarte, de hecho al menos en los hombres una de las principales causas de suicidio son los problemas existenciales.


Hay momentos en la vida en que tienes ganas de... nada. La vida está allá fuera, sucediendo, tú en medio de tus 4 paredes de tu refugio y el pensamiento lejos... Reflexión. Tu interior en tumulto y tú en aquella inercia, esperando a saber qué... A veces perdemos el control de nuestras propias emociones, o no tenemos la voluntad necesaria para alcanzar nuestras metas, o nos vemos envueltos en serios conflictos originados por asuntos sin importancia, o simplemente nos saboteamos, como si una parte de nosotros quisiera vernos fracasar.


En esas situaciones inexplicables es como si tuviéramos en nuestro interior un gran panel de control (con botones, diales y palancas), pero los mecanismos más sutiles y delicados de nuestro aparato psíquico hubieran quedado en las peores manos: si del El Ego, ese que crea en nosotros la ilusión de que somos conscientes de todo lo que sucede en nuestra mente. Que nuestra actividad mental es sólo la interminable corriente de nuestros pensamientos conscientes, esa vocecita interior que nunca se calla.

“No me quisieron ni valoraron las personas que yo quería que me quisieran y me valorarán por eso ahora yo no me quiero ni me valoro” 

Aunque no lo crean una crisis existencial es tal vez el acontecimiento más importante que puede experimentar una persona hoy en dia, nada menos que porque, si es adecuadamente resuelta, le permite otorgar un sentido a su existencia a través de la formulación y la ejecución de un proyecto vital, y se pone en marcha con una pregunta, pero no es cualquier pregunta. Es tal vez el interrogante más importante que puede plantearse una persona, y que podemos sintetizar como: ¿cuál es el sentido de mi vida?. Desde ya, puede adoptar otras muchas formas, como ¿para qué vivo? ¿Qué hago en este mundo? ¿Qué haré de mi vida? ¿Para qué existo?, etc.



Es importante destacar que la crisis existencial implica "buscar" una respuesta, no "pedirla", ya que la decisión en última instancia es del propio sujeto, el que incluso llega a experimentarla como una decisión propia. La crisis existencial solo se puede tener de este modo, si se da de algún otro modo es una crisis de identidad, que es muy diferente de una crisis existencial.

La insistencia de la pregunta obliga a buscar una respuesta. Algunas veces, la persona encuentra la respuesta en ella misma, pero en otras ocasiones se busca una respuesta en otra persona, en un sistema de creencias, en la lectura de un libro "que me cambió la vida", etc.

No todos padecen la crisis existencial con la misma intensidad. En algunos, la crisis está muy recortada y definida, de lo que nos damos cuenta porque el acontecimiento precipitante es muy puntual, o porque en poco tiempo la vida de la persona ha sufrido un cambio muy importante, no atribuible a cambios madurativos fisiológicos (pubertad, climaterio, etc.), y no necesariamente simultáneos con ellos.


Consejos


Estamos escribiendo esto para ofrecer una solución verdadera y de fondo para todas aquellas personas que quieran sacar mayor provecho de las oportunidades que hay en la vida, que quieran vivir mejor, sentirse mejor y ser mejores. No importa cómo quieras hacerlo, ¡pero hazlo! Va a determinar los resultados que obtienes en tu vida, y en épocas de crisis.





1.- Prohibido Aislarte y quedarte de Ocioso.


Si realmente quieres superar una crisis existencial creo que debes atacar las causas y también las cosas que la alimentan en este caso, como el aislamiento y la dejadez no hacen más que solo pienses en esos problemas que te han estado atormentando prestándoles la mayoría de tu atención ya que no tienes nada más que hacer, tendrás que luchar contra tu falta de ánimo o deseos de no hacer nada, sobre todo trata de hacer cosas que puedan mejorarte el ánimo como ver películas del género que te gustan que sean positivas (evita por ahora películas de drama) o en el mejor de los casos leer un libro, hacer un poco de ejercicio cada día (el movimiento es necesario para crear energía, los psicólogos para paliar la depresión de sus pacientes tratar de evitar que estos tengan vidas pasivas y adopten posiciones corporales que estimulen la depresión como mirar al piso, caminar alicaído, etc.), visitar amigos, disfrutar de algo que nunca disfrutaste pero hace tiempo que querías hacer ya sea por diversión o entretenimiento, hoy tendrás que hacerlo por higiene mental, etc. Quien sabe quizá entre alguna de muchas de estas actividades experimentes alguna que te cambie tu visión de la vida o al menos reduzca el poder de tu bajo estado de ánimo.

2.- Busca con quien hablar. 


Trata de buscar un amigo comprensivo y maduro o un especialista que pueda ayudarte, el expresar tus angustias, desilusiones, las causas de tu depresión pueden ayudar mucho a recuperarte de este estado de ánimo, de paso puede ser que te den un buen consejo o lleguen realmente hacerte ver la otra cara de la moneda o incluso a motivarte un poco.

3.- Aliméntate lo mejor que puedas. 


La ciencia moderna ha encontrado increíbles relaciones entre los estados de ánimo de las personas y la comida, incluso hay razones para pensar que una pésima alimentación puede fácilmente poner a las personas en predisposición de delinquir; se dice que el futuro de la alimentación podría llegar a ser el que en los grandes restaurantes se sirva un platillo para dormir mejor, un platillo para ser más productivo, otro platillo para sentirse alegre y feliz, otro platillo para sentirse joven etc.


4.- Busca reconciliación espiritual o investiga un poco algunas ideas espirituales positivas. 


Sin importar la fe que profeses y practiques trata ya sea de orar más, reflexiona, ayudar a los necesitados, etc.; Estas actividades pueden darte una nueva perspectiva de la vida, en lo personal una de las ideas que más me ha ayudado es una antigua idea budista que dice que lo externo de nosotros solo puede producirnos dolor físico, es lo interno de nosotros mismos los que nos produce el sufrimiento.

5.- Aligera tu carga o mata a tus verdugos. 


De todos los problemas que pueden estarte atormentando o quitándole sentido a tu vida de seguro hay algunos que si puedes solucionar o al menos sobre los cuales tienes cierto control, si tienes deudas podrías ver la forma de pagarlas de una vez o refinanciarlas para que sean menos pesadas; aquí podemos poner el práctica la psicología de la liberación que dice que deberías aligerar tu carga comenzando por las cosas de las que te puedes deshacer fácilmente, con el tiempo podrías hasta deshacerte de todas las cosas que en algún momento fueron una carga.

Bueno estos son cinco consejos generalistas para las personas que estén pasando una crisis existencial, la verdad son algunas cosas que ayudan mientras se pase por una etapa de la vida en la que se pierde el rumbo. Una crisis existencial puede durar semanas y llegar a planteamientos muy radicales, aunque mirados friamente tienen algo de razón. Muchas personas llegan a plantearse seriamente el suicidio ya que mucho pensar sobre el sentido del todo, uno se da cuenta que realmente nada tiene sentido y que no hay diferencia entre morir ahora o en el futuro, terminaremos muriendo, esto podría ser perfectamente un videojuego, no sabemos nada de la vida ni porque el universo está ahí. Quizás la vida es un sufrimiento y no lo sabemos.

Las crisis existenciales generan un bucle con este tipo de pensamientos sin sentido y muy a menudo se tienen revelaciones profundas, las ganas de suicidio se echan a un lado y se termina teniendo un pensamiento más conciente y profundo del universo y de si mismo.

Vista objetivamente una crísis existencial no es mala, es la que nos ayuda de alguna manera a hacer el famoso "click" en nuestras vidas.




La verdad es que todos deberíamos sufrir una crisis existencial a los 15 años y una crisis de identidad muy fuerte a los 15 también, creo que eso haría que cambiasemos nuestra percepción del mundo, metas y sueños para hacernos más humildes y hacer aquello que realmente queremos hacer.

Por lo general es una crisis única en la vida. Esta afirmación depende básicamente de los resultados de un relevamiento estadístico. La gran mayoría de los casos de crisis existenciales ocurren sólo una vez en la vida.

El desenlace puede ser positivo o negativo. Positiva, en cuanto han permitido a las personas dar sentido a su vida a través del planteo y ejecución de un proyecto vital. Negativo: otras veces, una crisis existencial puede llevar a una depresión grave y aún al suicidio. Probablemente, ello dependa de la patología latente previa del sujeto, en cuyos casos el suceso precipitante de la crisis o el hecho de formular la pregunta existencial básica, puede ser al mismo tiempo el suceso desencadenante de la enfermedad.

Los seres humanos atravesamos varios períodos de crisis a lo largo de nuestra vida, y algunos de ellos, se den a la edad que se den, sirven para ir construyendo lo que somos como personas y seres, pues la palabra crisis significa cambio, y el cambio es, casi siempre, la antesala del crecimiento. Pero si somos observadores atentos de nuestras emociones, podemos darnos cuenta de que en nuestro mundo interno operan también otras fuerzas, mucho más poderosas que el Ego.
Si vivimos ignorando esas poderosas fuerzas inconscientes que se agitan en nuestro interior, con frecuencia nos suceden todo tipo de cosas inexplicables mencionadas anteriormente y tal vez nos veamos envueltos en serios problemas que nosotros mismos nos creamos involuntariamente.

Por eso, la máxima “Conócete a ti mismo” es tan importante hoy como cuando fue creada, hace unos dos mil quinientos años en la antigua Grecia. Es el autoconocimiento lo que permite integrar y armonizar estas fuerzas vitales que nos constituyen y lo que nos posibilita reconocer y descartar aquellas otras que nos son ajenas, que la familia y la sociedad nos inculcaron y que muchas veces se oponen a nuestro desarrollo y bienestar.



Otra manera de ver nuestra realidad psíquica, tantas veces incomprensible y contradictoria, es reconocernos como habitados por numerosas facetas independientes unas de otras, cada una con diferentes características e intereses. Como si en lugar de tener un único “yo” individual, estuviéramos formados por diferentes “yoes”.

Y quien sabe que muchos que buscamos la verdad hemos salido de una crisis existencial, que se puede definir como un "despertar", para ver el mundo de una manera muy diferente y tomar desiciones que realmente nos deben importar.

Aquí es donde la frase toma más fuerza:


Empieza cambiando tu mismo para cambiar al mundo.

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.